¿Como son los niños con cinco años?

23.06.2020

Nuestra Protagonista, Valle, tiene cinco años y tenemos que aprender a comprederla y para ello debemos saber como son los niños a esta edad.


Su motricidad va avanzando muchísimo tiene una mejor coordinación, ya maneja las tijeras con facilidad, el lápiz con más precisión, aunque todavía aprieta mucho cuando escribe y está aprendiendo a leer, lo cual parece muy complicado y una tarea que nunca realizará pero es más fácil cuando le damos un sentido a su lectura y a su escritura.

Le gusta sentirse útil y participar de las tareas domésticas, pone la mesa, ayudar a hacer la cama aunque le cuesta recoger los juguetes, no porque le faltan habilidades, sino porque está más interesado en otras cuestiones.

Su comportamiento suele ser más respetuoso y obediente que etapas anteriores, las rabietas van quedándose lejos. La confianza en sí mismo va aumentando de la misma manera que su autonomía, es el momento de potenciarles los valores que le ayuden en la sociedad y en su vida.

Su razonamiento va evolucionando desde su egocentrimos a un pensamiento más lógico y operacional, donde las cosas y objetos van dejando de tener vida propia y la representación mental comienza a dominar su pensamiento.

Su lenguaje ha evolucionado muchísimo y ya se expresa casi como un adulto con un vocabulario extenso y son capaces de verbalizar lo que están haciendo o sintiendo en cada momento. Sus ganas de saber de todo las demuestra con sus incesantes preguntas, que a veces dejan sin respuesta a los adultos.

Les encanta jugar con sus amigos y pertenecer a un grupo, sentirse aceptado. Las normas en los juegos las van adquiriendo poco a poco y le cuesta aceptarlas.

Su fantasía e imaginación no tiene límites y es muy importante que los adultos no se los pongamos freno sino que le tenemos que ofrecer todo tipo de experiencias para enriquecerles.

Los límites y las normas son importantes para su desarrollo emocional pero siempre desde el respeto y la posición horizontal, mostrando empatía de lo que pueda sentir el pequeño, recordando que son un Iceberg que su comportamiento es el pico pero que por debajo está el verdadero problema y ese es el que hay que atajar para que no se vuelva a repetir el comportamiento.